*Por algunos numerales, tiene el tricolor 24 horas para corregirlas

Por Jesús Urgell/Los actos celebrados por el Partido Revolucionario Institucional en el estado no se encuentran revestidos de legalidad, resolvió este miércoles en Sesión Solemne el Tribunal Electoral de Tabasco (TET), decretando la nulidad de los métodos y en consecuencia la suspensión de convocatorias que rigen los procesos internos de este instituto político que preside Gustavo de la Torre Zurita.

El TET exhorta al Partido Revolucionario Institucional para que cumplan con las disposiciones previstas en sus estatutos y normas reglamentarias, a fin de dar certeza y legalidad a sus procesos internos de selección de candidatos.

 

Por ello el Tribunal Electoral determinó

 

  1. Vincular al IEPCT para que en un plazo no mayor a 72 horas proceda a realizar una sesión ordinaria o extraordinaria en la que conceda al PRI un plazo perentorio para que cumpla con lo dispuesto en los numerales 88 y 176.2 de la Ley Electoral local.

Así como vincular a los responsables para que dentro de las veinticuatro horas posteriores a la notificación de esta ejecutoria:

Procedan a dejar sin efectos los actos posteriores a la celebración de la XXXI Sesión del Consejo Político Estatal y los relativos a la indebida selección del método de postulación de candidatos.

Además le solicitó suspender cualquier tipo de registro dentro del proceso interno y reponga la selección del método de Postulación de Candidatos de conformidad a lo previsto en sus documentos básicos y normas reglamentarias.

Asimismo exhortó a la dirigencia del PRI a que en lo sucesivo cumpla con sus disposiciones partidarias.

 

 

El PRI responde

 

En un breve mensaje, el PRI respondió que en cuanto al resolutivo emitido por el Tribunal Electoral de Tabasco, relativo a la celebración de la XXXI Sesión del Consejo Político Estatal, el CDE del PRI esperará la notificación de la resolución del TET, la cual será revisada y analizada por las instancias jurídicas del partido.

El PRI siempre  es y será respetuoso de las instituciones que rigen la vida electoral.