*Advierte la dependencia que la automedicación puede ocultar síntomas de estos padecimientos y agravarlos

 Por Sara Amador/Villahermosa, Tabasco.- Durante la presente temporada invernal, los casos de infecciones respiratorias en niñas y niños se pueden incrementar hasta 70 por ciento si no se toman las medidas adecuadas para prevenirlas, debido a los cambios ambientales, los cuales favorecen estos padecimientos, advirtió la especialista de la Secretaría de Salud, Magdalena Cerón Rodríguez.

La exposición a estos cambios hace que los infantes sean más susceptibles a los agentes que causan las infecciones respiratorias, debido a que su vía área (es decir, la parte por la que circula el aire en dirección a los pulmones) es pequeña y no tiene la capacidad de calentar lo que inhala, a diferencia de los adultos, cuya vía aérea es más grande, explicó.

 

Por ello en esta época incrementa la incidencia de estas enfermedades en comparación con el resto del año, siendo las más comunes el resfriado, faringitis, laringitis, bronquiolitis, laringotraqueitis y neumonías, además de la influenza estacional y otros virus emergentes, apuntó.

 

Cerón Rodríguez alertó que la contaminación ambiental es un agravante, y aunque la población en general es susceptible a infecciones virales, en los infantes el riesgo incrementa porque no cuentan con la inmunidad que se adquiere con la edad o la vacunación, además que los espacios donde se congregan, como guarderías, escuelas, estancias infantiles y transporte público, facilitan los contagios.

 

Estableció que cuando ellos enferman, es necesario que se evite la automedicación, porque puede ocultar los síntomas y agravar el problema, y recomendó bañar diariamente a quienes padezcan enfermedades infecciosas, lavar su ropa y ventilar su habitación adecuadamente, para evitar que el virus siga circulando, además de cubrir nariz y boca en niños, sobre todo por las mañanas y noches.

 

Finalmente, Magdalena recomendó que la población tome medidas adecuadas como abrigarse, consumir abundantes líquidos y alimentos con alto contenido en vitamina C (como guayaba, mandarina o naranja), para disminuir el riesgo de enfermedades respiratorias.