Por Liliana Collado Calcáneo/Foto: José Luis Notario/Cuatro toneladas de ayuda, entre las que destacan lonas y láminas de zinc, enviaron esta mañana los socios de la CMIC para los damnificados de Juchitán, Oaxaca.

Manuel Quirarte, presidente de la CMIC, y los socios activos del sector de la construcción, dieron el banderazo de salida a la ayuda humanitaria que lograron reunir para las personas que resultaron afectadas por el terremoto del pasado 7 de septiembre.

“A pesar de la crisis que hay, que muchos no tienen trabajo, la mayoría de los afiliados hicieron el esfuerzo y reunimos el producto en este centro de acopio para mandar lonas y láminas, porque a la gente de Juchitán, además del temblor, le está pegando las lluvias y no tienen donde resguardarse”, explicó.

Por otra parte, expresó su preocupación por la falta de oportunidades y de inversión en la obra pública, además de que aunado a esto, tienen documentado tres casos de corrupción en el municipio de Nacajuca, mismo que van a denunciar ante las autoridades.

Aunque reconoció que hay funcionarios que se desempeñan apegados a la ley, hay quienes se manejan con corrupción, y esto les afecta gravemente a los constructores, debido a que les cobran cuota por dejar pasar las unidades a los municipios.